Ese estruendo mañanero llamado despertador

despertador-11d9:00 de la mañana, suena el despertador. Como cada mañana una piensa “venga, 5 minutos más”, pero como siempre esos 5 minutos acaban convirtiéndose en 15, luego en 30 y, entre las risas y música del programa mañanero de la radio que una con toda la mejor intención del mundo ha puesto para despertarse… Oh, desastre, te has quedado dormida una vez más. Entonces comienza la odisea: ducha fugaz e irse sin desayunar a clase (todo un ritual, dicho sea de paso), porque una piensa “ya desayunaré después”, pero ese después siempre tarda en llegar y hay que sobrellevar la mañana sin ese café que hace que se carguen las pilas. Todo eso combinado con la cara de me he dormido y voy estresada ya de buena mañana es el ingrediente perfecto para empezar bien el día. Sí, eso es común en los despertares de mucha gente, entre los que me incluyo. Pero eso sí, siempre pienso “mañana madrugo y hago las cosas con calma”… pobre ilusa de mí, ¡eso nunca sucede!

De todas maneras, esa mañana sin cafeina transcurre lo mejor que una aguanta cuando tiene cara de me he levantado hace 5 minutos, pero yo me pregunto “¿acaso eso es culpa mía?”, en todo caso es del café que si no lo tomo al levantarme me hace estar en otra galaxia durante las dos horas siguientes a despertarme. Definitivamente, ¡la culpa es de la cafeina, no mía! porque lo de quedarse dormida sólo son daños colaterales, claro (nótese el sarcasmo).

Cuando uno vive en casa estas cosas no pasan porque siempre está la típica madre que te llama para que te levantes, y si no le haces caso lo vuelve a intentar una y otra vez hasta incluso llegar a sacarte de la cama al grito de “que no vas a llegar a clase”, como si eso te preocupara. Porque, ¿quien no ha intentado hacerse el dormido para no ir a clase? Pero eso sí, de repente llega a tu cama (deshecha ya por tu madre en un intento por levantarte) un olorcillo a café y eso, ay, eso es lo que te levanta, no tu madre. Claro, ahora sé porque desde que no vivo en casa no me despierto a tiempo, ¡porque no tengo quien me haga el desayuno!

Una respuesta a “Ese estruendo mañanero llamado despertador

  1. De verdades y reflexiones está llena mi cabeza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s